Tag Archives: pollo

Pollo a la diabla

15 Jun

Cada vez me cuesta más cocinar proteínas animales ¡Y me encantan! Pero me cuesta improvisar recetas que sean sabrosas, muy especiadas, sobre todo con el pollo. Esta vez también teníamos ganas de comer un pollo picantón, que nos recordara una salsa italiana picante y salió este pollo a la diabla.

Ingredientes:

  • 1 kg. de pollo (recomendable siempre usar pollo con hueso, porque tiene más sabor y se seca menos)
  • 1 tomate grande
  • 1 cebolla mediana
  • 2 filetes de anchoa
  • 2 dientes de ajo molidos
  • 2 cucharadas de pasta de tomates
  • 1 cucharada de alcaparras
  • 1 cucharadita de pimienta de cayena
  • Sal y pimienta
  • Aceite de oliva

Preparación:

Trozar el pollo y picar la cebolla en cuadritos. Adobar el pollo con sal, pimienta y ajo molido. Sellar los trozos de pollo (2 minutos por cada lado) y reservar.  Preparar el sofrito con aceite de oliva, cebolla, pasta de tomate, filetes de anchoa (que luego se desintegran), y la pimienta de cayena. Cuando la cebolla esté transparente agregar el tomate en cubitos y las alcaparras. Revolver y cocinar por un minuto. Devolver el pollo a la olla y dejar cocinar a fuego lento por unos 15 minutos.

Podrían servirlo con arroz o con pasta o, como hice yo, con arroz (cus cus) de coliflor. Se rallan las flores de coliflor y se cocinan en un sartén con un poco de aceite de oliva por unos 5 minutos, y listo!

Panitas de pollo con regaloneo

18 Jul
Wallpaper the question of the chiken > 1440x900px
Image by Ösorojo via Flickr

A mi mujer le gustan las panitas de pollo. Bueno, a mi también me gustan, pero desde que tenemos cotidiano juntas hemos establecido que las panitas son un plato nuestro, de regaloneo. Y es que a mi me gustan, pero no las cocinaba mucho porque había que limpiar las panitas y a mi eso me da asco, así que si no estaban limpias yo no las cocinaba. Eso hasta que me fui a vivir con mi mujer, y tenemos el trato de que las panitas son el plato que cocinamos juntas: ella las limpia y pica la cebolla, yo hago lo demás :D.

Habitualmente compramos dos bandejas de panitas porque, al limpiarlas, hay que deshacerse del corazón y de aquellas que hayan tenido la desdicha de estar cerca de la hiel (puede que este no sea el nombre funcional y anatómicamente correcto, jeje).

Sofrío cebolla en cuadritos y ajo. Cuando la cebolla está más transparente, agrego las panitas, a las que sazono con sal, pimienta y merkén (a gusto). Si hay vino tinto también le pongo un chorrito o dos (sin miedo). Tapo la olla y dejo cocinar a fuego bajo, separando las panitas de vez en cuando (nada de revolver, que se rompen). Una vez listas (si hubo vino en la preparación hay que darle tiempo a que se evapore el alcohol) se sacan del fuego y se las puede rociar con un poquito de crema. Se sirven con arroz blanco.

Enhanced by Zemanta