Archive | Food porn RSS feed for this section

En La Serena

12 Sep

Hace unas semanas fuimos a La Serena. Hicimos lo que se hace en La Serena: comer mariscos y caminar por la Avda. del Mar, ambas cosas a saciedad.

No fuimos por las picadas que están en Peñuelas, que yo ya habìa probado, sino que nos fuimos por los restaurants que nos llamaron la atención cuando caminábamos. Terminamos comiendo en 4 lugares:

  1. La Tabla: (foto abajo) Llegamos a las 5pm cuando no había nadie, excelente atención. Pedimos el inevitable Serena Sour (foto abajo), ceviche, yo pedí un plato surtido de mariscos fríos (machas, jaiba, ceviche, ostiones, locos) y mi mujer pidiò algo parmesano. Luego nos sugirieron una torta de merengue lúcuma que nos dejó casi en coma insulínico porque estaba muuuuy dulce y que apenas pudimos terminar entre las dos por el tamaño. Precio estándar, ni de picada ni de restaurant top. Todo fresco. Ambientes separados de fumadores y no fumadores.
  2. Huentelauquén: fuimos en una noche en un grupo de 8. Me parece que es más famoso de lo que debería. La atención que nos tocó no era muy diligente que digamos. La separación con los fumadores no era muy eficiente, habían varias mesas que estábamos demasiado cerca de la puerta al humo y para servir a los fumadores debían pasar por los no fumadores, paseando el olor. Yo pedí una botella de vino, no tenían Chardonnay, sólo Sauvignon Blanc locales (de la IV Región)…al final Tabalí acabó siendo bastante bueno. Comimos empanadas de mariscos, mi mujer pidió un pisco sour (que me comentó que era el que más contenido alcohólico tenía de todos los sours que se tomó en La Serena, el resto eran “juguitos”), pedimos pasta y un plato caliente de mariscos. Los platos eran grandes y la comida buena, pero uno o dos mil pesos por sobre el promedio de los otros restaurants. Hubiese tenido mejor atención, quizá los hubiese valido por la ambientación.
  3. Mia Pizza: fuimos a la hora de almuerzo, no pudimos sentarnos en terraza no fumador porque estaba lleno, pero había sector no fumador adentro, cerca del bar. Nos saluda o el dueño o el administrador, que se quedó visible durante todo el tiempo. Yo pedí una ensalada de camarones y jaiba con pepino y tomate sobre endibias (foto abajo) y mi mujer un plato de pasta con fungi (foto abajo). Una atención muy cordial y presta (aunque para ser justa había sobrepoblación de meseros donde estábamos nosotras). Luego nos volvieron a ofrecer torta de merengue-lúcuma que nos aseguraron era la mejor de la IV región. Probamos. Definitivamente era mejor que la que habíamos comido anteriormente, más sabor, menos azúcar (y menos porción también, hay que decirlo). Los precios eran un poco más baratos que en los otros lugares.
  4. Restaurant del Hotel Campanario del Mar: era nuestro último día y extrañamente ya no queríamos tanto marisco. Nos metimos a la hora de almuerzo y éramos las únicas. También tienen separación fumador/no fumador que no pudimos falsear por la falta de otrxs comensales. Yo pedí una ensalada griega (que hicieron con queso de cabra y buenos ingredientes) y mi mujer una media docena de empanaditas queso-camarón (que no tenían en cantidad para surtir la orden y reemplazaron una emp. camarón con dos de queso y no nos dijeron hasta que le pegamos la mascada). Pedimos jugos y eran exprimidos ahí mismo, muy frescos. De postre, pie de limón, que estaba muuuy rico y muy bien presentado (foto abajo), con el sabor ácido perfecto de la crema y sin demasiado merengue.

This slideshow requires JavaScript.

Bonus track: cuando andábamos de turistas por la recova, un locatario nos recomendó que fuéramos al “Tintos y blancos” una linda tienda donde vendían buenos piscos (nos compramos un MalPaso 40º) y vinos de todos los rangos. Nos compramos un curioso ensamblage de rosé+cabernet orgánico de Torres, un Passito (que ya tomamos y olía a miel pura). Los empacaron muy bien para avión, poniéndole envoltura de burbujas a cada uno.

Bar Fidel, Barcelona.

20 Jul

El fin de semana pasado, nos juntamos con una gran amiga en Barcelona. Ella, mucho más conocedora del ambiente que nosotras, se dedica a mostrarnos “joyitas” o lugares que de otra forma nosotras no encontraríamos. Así ocurrió con el Bar Fidel.

Quedamos gratamente sorprendidas por el buen sabor de sus bocadillos y sus ensaladas. La carta está por acá. Compartimos un bocadillo noruego (de salmón y salsa de queso roquefort) que estaba muy sabroso, y uno victoria (de pollo, pepino, cebolla, salsa perrin y mayonesa). Los precios entre 4.50 y 5.00 euros.

Las ensaladas que pedimos fueron las tabule (cuscus, tomate, cebolla, apio, pasas, menta, limón y aceite de oliva) y griega (lentejas, tomates, cebolla, limón, menta y gran masala). Rico.

This slideshow requires JavaScript.

Chocolate – Peanut Butter Cups

31 May

No voy a mentir, aún no los preparo, pero me parecieron maravillosos. A ver si me dedico para navidad.

Aquí está la preparación (para no olvidar)

Reblog this post [with Zemanta]

Chocolate Fondant

30 May


Chocolate Fondant

Cargado originalmente por Riesling.no

Sin palabras….