Fantasía en ají de gallina

17 Aug
ají de gallina
Image by franzconde via Flickr

Estamos de acuerdo en que la televisión es basura, que los matinales son una mierda y que no hay nada como tener cable (sobre todo si hay canal de viajes y gourmet), pero a veces, una se encuentra con sorpresas en la televisión local. Fue el caso de la receta del ají de gallina que me encontré el otro día mientras zappineaba por ahí.

Investigando me di cuenta de que hay varias recetas para preparar el plato, algunas agregan nueces de pecana, otras leche, otras queso rallado. La que yo preparé es más bien sencilla, aunque lleva varios ingredientes y un tiempo importante de preparación.

Ahora, más allá de la receta, me parece que lo más interesante es que el origen de la misma. Se trata de un plato peruano, que hoy por hoy es común en la cocina chilena debido a la migración y al hecho de que muchas mujeres peruanas trabajan de asesoras del hogar (nana) en casas santiaguinas. Es muy probable, por lo tanto, que la cocina chilena se vea cada vez más teñida de sabores del país vecino…. mmmm, ya me estoy imaginando el suspiro limeño 😛

Bueno, pero a la receta, que es lo que nos convoca. Lo primero es cocer una pechuga de pollo (con una grande hay para 4 personas). En una olla mediana poner una ramita de apio, una cebolla trozada, un morrón rojo (pimiento morrón) sin pepas y cortado en dos. Cuando hierva el agua se agrega la pechuga (evita que el caldo quede negro) y se agrega sal al gusto. Una vez que la pechuga está cocida, se saca del fuego, se cuela el caldo, se reserva el morrón y se desmenuza la pechuga.

Mientras tanto, hemos dejado media marraqueta (otras recetas dicen pan de molde blanco, sin corteza) remojando en leche, y unas galletas de soda también remojando en leche.

La receta original dice que en este punto, hay que tomar unos 3 ajíes amarillos (que en realidad son de color naranjo) limpiarlos y  licuarlos para hacer con ellos una pasta. Yo no encontré los mentados picantes, así que opté por usar merkén, y ahí fue donde comenzó la fantasía, jejeje.

Bueno, procesé el morrón usado en el caldo, y lo puse a calentar en una olla, y le convidé merkén. Agregué la pechuga desmenuzada, y el pan y las galletas remojados (antes también los pasé por la procesadora), unas cucharaditas de cúrcuma, y fui agregando el caldo de pollo de a poco (como si fuera risotto la preparación), hasta que conseguí la textura requerida, o sea, cremoso. Corregí la sal y lo serví sobre una porción de arroz blanco. Quedó súper!!!

Enhanced by Zemanta
Advertisements

3 Responses to “Fantasía en ají de gallina”

  1. educandoencasa August 17, 2010 at 3:38 pm #

    Eso y los repollos de bruselas componen la nube negra de mi infancia. Si me terapeo podría probarlo 😉

    • makitamc August 19, 2010 at 7:33 pm #

      Menos mal que no lo tenía pal almuerzo el otro día 😛

Trackbacks/Pingbacks

  1. Puré de zapallo « Placer culpable - August 24, 2010

    […] pelado, lo puse a cocer en caldo de pollo que tenía preparado y había congelado (se acuerdan del ají de gallina? de ahí el caldo). Agregué sal a gusto y esperé a que el zapallo estuviera blandito. Una vez […]

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: